Te lo digo de corazón: ¡cuídate!

Tu estilo de vida influye directamente en tu salud. En tu mano está la posibilidad de desarrollar unos hábitos que influyan de manera positiva o negativa en tu salud, ¿cuál de las dos opciones eliges?

Si has escogido la opción de fortalecer tu salud por medio de tus acciones, ¡enhorabuena! Has tomado la decisión más inteligente. Unos hábitos saludables te ayudarán a prevenir enfermedades metabólicas como la obesidad y multitud de enfermedades cardiovasculares a lo largo de tu vida. Y no sólo eso, además también te ayudarán a encontrarte mejor física y mentalmente de manera inmediata, desde el momento en que los lleves a la práctica.

Seguro que ya conoces una gran cantidad de acciones positivas para tu salud, pero vamos a repasar algunas y ofrecerte sencillas estrategias para ponerlas en práctica y convertirlas en hábito.

 

ACCIONES SALUDABLES SENCILLAS DE REALIZAR:

  • Muévete. Aprovecha tu rutina diaria para integrar el movimiento a lo largo del día: ve a la universidad andando o en bicicleta, utiliza las escaleras, levántate de la silla frecuentemente (por lo menos 1 vez cada hora), ponte de pie y/o camina siempre que hables por teléfono, aprovecha los descansos de clase, estudio o trabajo para dar pequeños paseos…no hay límite, cuanto más te muevas a lo largo del día ¡mejor!
  • Haz ejercicio físico. Encuentra una actividad o ejercicio que te guste y practícalo con regularidad. Pilates, baloncesto, natación…lo más importante es que te guste y te motive a practicarlo. Haz, por lo menos, 150 minutos a la semana de ejercicio aeróbico moderado.
  • Come alimentos naturales. Intenta que la mayor parte de tu comida provenga de alimentos reales, y no de productos alimenticios ultraprocesados. Los alimentos de origen natural y de temporada son la mejor opción para llevar una dieta saludable.
  • Bebe agua. La base de tu hidratación debe de ser el agua. Reduce o evita las bebidas azucaradas y, por supuesto, las bebidas alcohólicas.
  • Evita las sustancias tóxicas. El tabaco y el alcohol tienen unos efectos muy perjudiciales para tu salud y calidad de vida, evítalos al máximo.

 

ESTRATEGIAS PARA CONVERTIRLAS EN HÁBITO:

  • Piensa en grande, empieza en pequeño. Ten objetivos ambiciosos, pero divídelos en pequeñas acciones que sean fáciles de conseguir. Por ejemplo, si tu objetivo es moverte mucho a lo largo del día, empieza proponiéndote únicamente una acción sencilla como hablar por teléfono siempre de pie; una vez que se haya convertido en un hábito, añade otra acción, y así sucesivamente. Sin darte cuenta terminarás con una rutina cargada de hábitos saludables.
  • Ten presente dónde quieres llegar, pero disfruta del camino. Aprende a disfrutar de los pequeños pasos que das para alcanzar tu objetivo final. Por ejemplo, si tu objetivo es ponerte en forma, no te obsesiones con alcanzar ese estado físico ideal que deseas; disfruta con cada ejercicio y con cada sesión de entrenamiento; centra tu atención en las sensaciones positivas que obtienes durante el ejercicio y tras finalizarlo. Te darás cuenta de que tu cuerpo te recompensa haciéndote sentir bien, disfrútalo.

 

 

Mensaje: Universidad de Zaragoza

Ilustración: Universitat Pompeu Fabra

Diseño: Universitat de les Illes Balears

 

Salud

Infografía

 

Puedes acceder a todos los mensajes anteriores de esta campaña y la del curso pasado AQUÍ

Última modificación: 15/10/2020