Estírate con las pausas activas

En el mes de abril, desde la Universidad de Zaragoza, la Universidad de Málaga y la Red Española de Universidades Promotoras de Salud, queremos difundir este mensaje, coincidiendo con el Día Mundial de la Salud y el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, para cuidar y mantener unos hábitos saludables por medio de las Pausas Activas.

 

Según la OMS, al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios sobre su Salud. Se debe en parte a la insuficiente participación en la actividad física durante el tiempo de ocio y a un aumento de los comportamientos sedentarios durante las actividades laborales y domésticas. Las enfermedades no transmisibles asociadas a la inactividad física son el mayor problema de salud pública en la mayoría de los países del mundo. Se necesitan con urgencia medidas de salud pública eficaces para mejorar la actividad física de todas las poblaciones.

 

Desde 1950, se reconoce al ámbito laboral como uno de los espacios más adecuados para la promoción de la salud. Este hecho fue ratificado en 1995 por la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo. Desde entonces, se han desarrollado numerosas vías para acoger actividades físicas en el seno de la empresa. Una de ellas, con mayor reconocimiento actualmente, son el desarrollo de pausas activas.

 

Las Pausas Activas son breves periodos de tiempo, durante la jornada laboral, en la que los trabajadores realizan una o varias actividades físicas con el objetivo de acabar con el sedentarismo y el presentismo en la jornada laboral. Las pausas activas contribuyen a reducir el sedentarismo derivado de ocupaciones relacionadas con el uso de ordenadores o maquinaria en las que el trabajador permanece más de dos horas seguidas sentado.

 

Realizar pausas activas no requiere parar la actividad en la empresa. Basta con tomar unos minutos cada dos horas para que el trabajador realice actividades como caminar, estirar o algunos ejercicios, que le permitan además de mejorar su tono físico su motivación y productividad. Las pausas activas pueden aumentar un 25% del rendimiento en el trabajo y disminuir más de un 35% al 40% las bajas laborales.

 

Algunas de las prácticas más recomendables para las pausas activas son:

 

  1. Caminar durante 10 minutos por los exteriores de la oficina, y aprovecha para hacer alguna gestión sin usar el teléfono.
  2. Subir y bajar escaleras y realizar estiramientos antes y después de ello, si lo consideras necesario.
  3. Consume agua fresca, utilizando recipientes que eviten el consumo de plásticos en tu lugar de trabajo.
  4. Descansa la vista, durante unos pocos segundos, aparta tu mirada del ordenador y enfócala a puntos cercanos o lejanos de tu lugar de trabajo.

 

Mensaje: Universidad de Málaga

Ilustración: Universitat Pompeu Fabra

Diseño: Universitat de les Illes Balears

 

Salud

Infografía

 

Puedes acceder a todos los mensajes anteriores de esta campaña y la del curso pasado AQUÍ

Última modificación: 13/05/2021